Joan Palacio

IMG_8130-copy

OFF THE RECORD

¿Nos confiesas tu edad? 36

¿Dónde naciste?: Badalona, provincia de Barcelona

Una música imprescindible: Kind of Blue de Miles Davis

Intérprete favorito: Bill Evans

Compositor predilecto: Dmitri Shostakovich

Tu último libro: Elegía para un americano de Siri Hustvedt

Una película que ver: North by Northwest (Con la muerte en los talones) de Alfred Hitchcock 

Un hobby para desconectar: Cocinar

Una comida sin la que no puedes pasar: Arròs de l’Empordà

¿Y una bebida?: Cerveza

Un sitio para vivir: El Baix Empordà

Un deseo: Mantener la ilusión por lo que hago y compartirla con mi familia y mis amigos

CUESTIONARIO

¿A qué edad empezaste a estudiar el trombón?

A los 9-10 años.

¿Quiénes han sido tus profesores?

Guillermo Chacón, Manel Barea, Ricardo Casero, Rafael Tortajada Durá, Raúl García, Pablo Fernández y Jordi Albert.

¿Dónde has estudiado? Nombra los centros por los que hayas pasado a lo largo de tu itinerario formativo: escuelas, conservatorios, academias…

La escuela de la Banda de la A.V.V. de Sant Crist de Can Cabanyes en Badalona, el Conservatori Professional de Música de Badalona, la Escola Superior de Música de Catalunya y la Academia Jordi Albert.

¿Cuál es tu metodología de trabajo? (Durante todo el proceso: desde el calentamiento hasta el final del estudio)

Trato de empezar cada día con ejercicios diferentes para no aburrirme y no caer en la trampa de necesitar cierta rutina específica para poder tocar: glissandi, escalas lentas, Remington… Luego escalas en glissando ascendentes de 2 octavas desde el registro pedal para comprobar que funciona el paso del aire. Luego un poco de flexibilidad o trabajo con acordes (arpegiados), en legato y en picado, siguiendo el círculo de cuartas, por tonos, por semitonos, empezando desde la tónica, desde la séptima…Para acabar el apartado técnico un poco de picado con ejercicios que se me ocurran o con estudios de algún libro, como por ejemplo Arban. Desde hace un tiempo estoy introduciendo ejercicios poco usuales como, por ejemplo, la contravara. Después de la técnica estudio la música que tengo que tocar en concierto.

¿Cuál es el aspecto más importante, en tu opinión, de la técnica interpretativa trombonística?

Para mí lo más importante es cuidar tres aspectos fundamentales: el control de la respiración abdominal, el paso del aire y la posición de la embocadura. Por supuesto, todo esto está al servició de la interpretación.

¿Con qué escuela del trombón te identificas más?

No me identifico con ninguna, prefiero adoptar los aspectos que me parezcan más interesantes de cada una.

¿Cuál es el nivel de los intérpretes de trombón españoles?

Excelente, no cabe duda.

¿Cómo valoras la formación que reciben los trombonistas españoles, en general?

En términos generales es buena, aunque deberíamos prestar más atención a los peques que empiezan de cero en el grado elemental. Muchos problemas que aparecen a lo largo del Grado Profesional e incluso del Grado Superior provienen de malos hábitos adquiridos en los primeros años de enseñanza del trombón. Estas malas costumbres se convierten posteriormente en una pesadilla para quien las tiene, pues sustituirlas por buenas costumbres es un proceso costoso.

Otro aspecto que creo que se debería fomentar es el animar a los alumnos a ampliar el horizonte cultural más allá del trombón. No debemos ser solamente trombonistas, debemos ser músicos y formarnos opiniones sobre todo lo que rodea la cultura: literatura, teatro, pintura, etc… Cada vez más estas disciplinas están rompiendo las barreras entre ellas para mezclarse entre sí y ofrecer espacios artísticos totalmente novedosos, en los que los músicos deberemos desenvolvernos con soltura y, además, ofrecer algo interesante a la audiencia.

¿Qué opinas del nivel pedagógico de los profesores de trombón en España?

El nivel pedagógico es muy alto. Cada vez más, los trombonistas viajan más por el mundo, ven otras formas de enseñar y aprenden nuevos conceptos que luego adaptan a su método y eso es algo muy positivo. Dicho esto, pienso que los profesores deberíamos observar más a los alumnos y extraer la información verbal y no verbal que nos están dando. A veces somos poco flexibles y tratamos de imponer nuestro método a un alumno que quizás necesita otra cosa en ese momento. Debemos estar en constante proceso de evolución y cuestionarnos constantemente nuestro método de enseñanza para así adaptarnos a cualquier eventualidad que pueda surgir.

¿Qué valoras menos de la forma de enseñar el trombón en nuestro país?

La falta de enseñanza de las músicas improvisadas, como por ejemplo el jazz. Hay una barrera muy fuerte entre clásica y jazz, tanto por un lado como por el otro, son dos mundos muy herméticos que creo que deberían tirar abajo el muro que los separa, ambos saldrían ganando. Los trombonistas acabarían sus estudios con una preparación mucho más alta y más todoterreno. El trombón es uno de los instrumentos más versátiles del planeta, ¿por qué no aprovecharse de ello?

¿Qué valoras más de la forma de enseñar el trombón en nuestro país?

Antes necesitabas salir de España para poder recibir una formación en condiciones. Hoy en día no es necesario, pues muchos profesores han aprendido en escuelas de otros países y pueden transmitir los conocimientos que han adquirido allí a sus alumnos sin tener que salir al extranjero.

¿Qué aspectos deberíamos copiar de los centros educativos de otros países?

La posibilidad de tener más de un profesor, dependiendo del estilo que estés estudiando. Como he comentado más arriba, es importante que un músico conozca el máximo de estilos.

¿Consideras que el trombón tiene suficiente presencia en la cultura musical española?

Ni por asomo.

¿Qué crees que podría hacerse para aumentar dicha presencia?

En cuanto a música clásica se refiere es difícil, pues los programadores tienden a lo de siempre: cuartetos de cuerda, piano, cantantes… Hemos de hacer lo posible por dignificar las formaciones de cámara como el cuarteto de trombones, demostrar que también pueden interpretar música seria. A nivel general, de todos los estilos de música, creo que hay que fomentar la presencia del trombón en formaciones más pequeñas y no tan orquestales.

¿Tienes más ideas que puedan ayudar a difundir el trombón y su música?

Organizar más conciertos de cámara en las escuelas y, como están haciendo ya diversas asociaciones de trombonistas en España, entre ellas la ATE, organizar encuentros y que, sobretodo, sean muy abiertos a la población que los acojan, que la gente vea lo que somos capaces de organizar los trombonistas.

¿Cuál es el repertorio para trombón que más te gusta?

Como solista me gustan muchísimo las obras de Daniel Schnyder y Jerôme Naulais.

¿Cuál es tu obra favorita?

A Hundred Bars for Tom Everett, para trombón bajo y 3 bongós de András Szollozsy

¿Cuál es la marca de trombón con la que tocas y por qué?

Toco con un trombón bajo Edwards con transpositores Thayer. Desde que lo probé por primera vez me enamoré de la facilidad con que sonaba, además de ser una marca que cuida mucho todos los detalles.

¿Cuales son las iniciativas o actividades de la ATE que encuentras más interesantes?

La verdad es que todas me parecen interesantes y el hecho de organizarse cada vez en un punto de la geografía española creo que le aporta un toque diferente a cada encuentro que es muy positivo.

¿Alguna idea que nos ayude a mejorar la ATE?

Quizás la posibilidad de organizar jornadas pedagógicas donde poder intercambiar impresiones y contrastar opiniones con otros profesores para poder mejorar, entre todos, la enseñanza de nuestro instrumento.

After you have typed in some text, hit ENTER to start searching...