Rubén Velasco Azcona

15128534_10207827392864174_1041783551_n

OFF THE RECORD

¿Nos confiesas tu edad? 41
¿Dónde naciste?: Nierder Uzwil, Suiza
Una música imprescindible: Rock and roll
Intérprete favorito: Marshall Gilkes
Compositor predilecto: Tchaikovsky
Tu último libro: Un otoño romano, de Javier Reverte
Una película que ver: El lobo de Wall Street
Un hobby para desconectar: La moto
Una comida sin la que no puedes pasar: La verdura de la huerta Navarra
¿Y una bebida?: Cerveza fresca
Un sitio para vivir: Pamplona/Iruña
Un deseo: Que el mundo fuera un lugar más justo para todos.

CUESTIONARIO

¿A qué edad empezaste a estudiar el trombón?

Comencé a tocar el trombón a la edad de 11 años.

¿Quiénes han sido tus profesores?

Mi primer profesor fue D. Sixto Azcona, el Director de la Banda de mi pueblo, Villafranca de Navarra. Después continué mi formación con Juan Carlos Aoiz Berango, Agustín Puig, Rubén Pascual, Enrique Cotolí y Stéphane Loyer.

¿Dónde has estudiado? Nombra los centros por los que hayas pasado a lo largo de tu itinerario formativo: escuelas, conservatorios, academias…

Academia de la Banda de Villafranca de Navarra, Escuela de Música de Marcilla, Conservatorio Profesional de Zaragoza, Conservatorio Superior de Música de Zaragoza (hoy día Superior de Aragón) y con Stéphane Loyer en el Centro Superior de Enseñanza Musical “Progreso Musical” en Madrid.

¿Cuál es tu metodología de trabajo? (Durante todo el proceso: desde el calentamiento hasta el final del estudio)

No tengo una metodología en particular, más bien unas rutinas que me hacen encontrar las sensaciones que necesito para tocar. Dichas rutinas no creo que varíen mucho de lo que hacen otros compañer@s. Procuro buscar desde el primer momento buenas sensaciones al respirar, sentirme cómodo y relajado, notando que el canto en el trombón es libre y sin tensiones. A partir de ahí, procuro tocar todo lo más musical posible. Creo que ambas cosas deben estar unidas y las busco siempre. Comienzo cada día de una forma diferente, no siempre con los mismos ejercicios, después el día a día no es así, y las partituras no comienzan siempre por la misma nota. Es otra de mis rutinas. Pero como la pregunta es clara y habla de la metodología y no de las rutinas…diré, que si en alguna metodología creo, es en la del Canto, ya que considero al trombón más un instrumento de “Canto” que de Viento, ese es mi principal pensamiento. Cuando pienso las cosas que interpreto como si las cantara, todo me sale mejor, la vocalización está mejor, el aire funciona mejor, el sonido está mejor, la respiración está mejor, y así sucesivamente, por lo que si tengo que elegir una metodología, sería la del Canto.

¿Cuál es el aspecto más importante, en tu opinión, de la técnica interpretativa trombonística?

Ser musical, es el aspecto más importante para mí. El fin de tocar, es conectar con el que te escucha, y si no interpretas, si no eres musical, si no cuentas algo con tu trombón, no llegas, no gustas, no dices…por lo tanto, el aspecto más importante para mí es ser musical, desde la primera nota de la jornada, buscar esa sensación. Así todo es más fácil, es más divertido tocar. Al final, tú disfrutas, y el que escucha, también. Creo que es el secreto para ser feliz con lo que haces.

¿Con qué escuela del trombón te identificas más?

No sé, nunca me he identificado con una escuela en concreto. Me gustan todas, de cada una se puede aprender mucho.

¿Cuál es el nivel de los intérpretes de trombón españoles?

Creo que muy alto, pero ya desde hace años, lo que ocurre, que hoy día, en un mundo tan globalizado, las redes sociales, la salida cada vez mayor de los trombonistas españoles al extranjero, ha servido de muestra para decir que aquí también se toca bien el trombón, pero que muy bien.

¿Cómo valoras la formación que reciben los trombonistas españoles, en general?

Pienso que buena, dado el nivel que están dando los trombonistas. Siempre habrá lugares donde igual la formación no está al nivel que se deseara, pero en general, mi impresión es positiva, y cada vez más. En los últimos 20 años, creo que la enseñanza en general con respecto al trombón ha mejorado, cada vez hay más y mejor preparad@s, y cuando se ponen a trabajar, dando clases, sus alumnos son cada vez mejores, y la rueda no para…de ahí el nivel que está saliendo.

¿Qué opinas del nivel pedagógico de los profesores de trombón en España?

El nivel pedagógico de los profesores de trombón en España por lo general, lo considero muy bueno, dado los datos y los resultados. Los alumnos españoles están muy valorados en centros extranjeros. Creo que muchas cosas se están haciendo bien, y los profesores, sean de conservatorios, escuelas de música, academias, etc…están cada vez más preparados, los resultados están ahí.

Voy a ser un poco puñetero y voy a lanzar una pregunta para que la ATE la incluya en el siguiente cuestionario para el próximo compañer@.

¿Qué opinas del nivel de aprendizaje del alumnado de trombón en España?

¿Qué valoras menos de la forma de enseñar el trombón en nuestro país?

Puedo hablar de lo que yo valoro, y es la pasión al enseñar y al aprender. No entenderé al que no enseña o aprende con pasión.

Echo en falta en los conservatorios abrir las miras de cómo está el futuro, decirles a los estudiantes que la cosa está difícil, que cada vez son más y mejores y que tienen que ser capaces de crear cosas diferentes, innovar, arriesgar y no pensar que van a ser profesores, solistas de orquesta o banda, solistas internacionales, etc…decirles que lo principal es ser capaces de disfrutar con lo que hacen, que hay más cosas que el trombón, pero que éste es algo que te abre un mundo de posibilidades, que será un fiel compañero si lo cuidas, lo mimas, lo estudias…te dará alegrías después de tanto esfuerzo, de tantas horas ingratas detrás de un atril…

Abrir la mente, innovar, crear…eso es lo que echo en falta.

¿Qué valoras más de la forma de enseñar el trombón en nuestro país?

Creo que hoy día los que enseñan trombón en España se relacionan más, se conocen más y comparten experiencias, y eso es positivo para los estudiantes de trombón. Por lo que valoro el estar más interrelacionados, que siempre es positivo.

¿Qué aspectos deberíamos copiar de los centros educativos de otros países?

Yo no he estudiado en el extranjero, por lo que tampoco sé qué podríamos copiar, si es que debemos hacerlo. Sí tengo amigos y algún alumno por otros países y lo que me cuentan, es que tienen menos asignaturas y les da más tiempo de dedicarse mejor a cada una de ellas. Por otra parte, sí que creo que las diferentes disciplinas, clásico, moderno, jazz…están más interrelacionadas, y eso a mí, me gustaría muchísimo que se diera aquí.

¿Consideras que el trombón tiene suficiente presencia en la cultura musical española?

Creo que sí, es un instrumento que está muy presente en cualquier tipo de formación y cada día se deja ver más, por lo menos en mi zona, Navarra, donde su presencia es mucha.

¿Qué crees que podría hacerse para aumentar dicha presencia?

Iniciativas originales, divertidas, constructivas, que hagan que el público se acerque a conocer aún más las posibilidades del trombón. La ATE es un ejemplo.

Por otra parte, los profesores en Navarra, solemos hacer concentraciones de trombones, villancicos navideños, trombones y cocina, etc. Muchas cosas que nos hacen estar en contacto con muchas áreas sociales donde se muestra nuestro trabajo y pasión.

¿Tienes más ideas que puedan ayudar a difundir el trombón y su música?

Piensa en quién te necesita para hacer algo diferente, lanza una propuesta a nivel individual o grupal, haz algo divertido y creativo, y eso funcionará.

¿Cuál es el repertorio para trombón que más te gusta?

Me gusta escuchar todo tipo de repertorio y todos los estilos, no me quedo con ninguno en particular.

¿Cuál es tu obra favorita?

Sonata para Trombón y Piano (Vox Gabrieli), de StjepanSulek

¿Cuál es la marca de trombón con la que tocas y por qué?

El Trombón Tenor toco con Schagerl, el modelo Mnozil Brass, acabado Plata, es un trombón fácil y equilibrado en todos los registros, muy bien acabado y no es caro.

El Trombón Bajo toco con Courtois, el modelo Prestige, un trombón muy completo en todos los aspectos, tanto de prestaciones como de acabados. Llevo muchos años con él y nunca un problema.

Aunque son marcas diferentes, se complementan muy bien, por lo menos yo disfruto con ambos, y eso es lo que busco, un instrumento con el que me apetezca tocar y me transmita buenas sensaciones. Estos dos lo hacen.

¿Cuales son las iniciativas o actividades de la ATE que encuentras más interesantes?

Todas en general. Creo que están haciendo una gran labor, y además abordando casi todos los campos en los que está presente el trombón.

Incluir la ATE Junior creo que ha sido una gran idea y además son el futuro, con ellos empieza todo y son los que harán que el trombón esté cada vez más presente y crezca en todos los ámbitos.

¿Alguna idea que nos ayude a mejorar la ATE?

Conseguir que cada ATE sea una “fiesta” del Trombón, donde no sólo los trombonistas quieran ir. Hacerlo cada vez más atractivo para que hasta los que no están dentro del mundo trombonístico quieran participar de la fiesta.

After you have typed in some text, hit ENTER to start searching...